lunes, 15 de julio de 2013

SILENCIO

Después de unos días llenos de emociones, sonidos y voces, después de todo se hizo el silencio. Ahora leo con calma la nota de Alba, ahora que pienso en los ratos vividos me asaltan los sentimientos, cómo decirle lo mucho que la voy a echar de menos si va a estar a pocos metros de mí, cómo darle las gracias y que esta maltratada palabra transmita lo que realmente siento. Cuando leí hace años el poema de Mario Benedetti  Hagamos un trato no llegué a entenderlo realmente, es ahora que entiendo lo que significa la palabra Compañera, es gracias a tener la oportunidad de compartir con alguien algo más que momentos, palabras, nervios, risas... 

Compañera 

usted sabe 
puede contar 
conmigo 
no hasta dos 
o hasta diez 
sino contar 
conmigo 



si alguna vez 
advierte 
que la miro a los ojos 
y una veta de amor 
reconoce en los míos 
no alerte sus fusiles 
ni piense qué delirio 
a pesar de la veta 
o tal vez porque existe 
usted puede contar 
conmigo 



si otras veces 
me encuentra 
huraño sin motivo 
no piense qué flojera 
igual puede contar 
conmigo 



pero hagamos un trato 
yo quisiera contar 
con usted 



es tan lindo 
saber que usted existe 
uno se siente vivo 
y cuando digo esto 
quiero decir contar 
aunque sea hasta dos 
aunque sea hasta cinco 
no ya para que acuda 
presurosa en mi auxilio 
sino para saber 
a ciencia cierta 
que usted sabe que puede 
contar conmigo.

Tal vez lo que mejor defina estos dos años de ser compañeras tú los has expresado con estas palabras: "la similitud de tu mirada y la mía" y espero que nunca nos separen las circunstancias y sigamos investigando, aprendiendo y creciendo con miradas llenas de curiosidad y entusiasmo.



¡Silencio! He oído una voz...
Esta tarde me apetecía escuchar a Enrique Bunbury, romper el silencio pero sólo un poco... La televisión me resulta invasiva, lo acapara todo con su vómito sobreestimulante, hasta penetrar en el cerebro y no dejarnos ni pensar (aunque a veces está bien no pensar, entonces voy y la enciendo).

El porque de tus silencios 
que quieres ocultar 
El porque de tanto tiempo 
sin hablar 
dios te libre de inventar 
de mentir o de callar cuando cantas. 

Como un pájaro indefenso 
bajo la tempestad 
aún encuentras fundamentos 
en la ruina cruel 
de tu memoria al recordar 
el porque de tus silencios 

Y las huellas de tus pies 
en la arena frente al mar 
borradas por el vaivén de las aguas 
El fin es el comienzo 
Ya nadie te espera no sabes si sales o si entras 

Son asuntos de familia 
que no se pueden tratar 
la gente no cambia 
los gentes no engañan 
y tus flechas nunca dan 
en el centro del blanco de la diana 

El porqué de tus silencios, Enrique Bunbury

La ciudad de noche
El pasado jueves tuvimos la brillante idea de ir a cenar a Dos palillos en Barcelona sin reservar ni nada y nos encontramos con una ciudad repleta de gente paseando, cenando... Nos encanta el ambiente de verano y la vida nocturna! Como vimos el percal decidimos apostar por lo seguro y nos fuimos a tapear al Vaso de oro, donde hacen un solomillo con foie que nos tiene robado el paladar! A demás de tomar algunas cervecitas de su propia cosecha que nos sentaron genial!







Me encanta la ciudad de noche, las calles estrechas, los edificios viejos... Las luces, los olores, los sonidos, me parece más mágica, más misteriosa y más acogedora. 




Fin de curso
El aula vacía, llena de silencio. Cerrar etapas y empezar otras nuevas... Hoy la despedida para mañana dar la bienvenida a un futuro cargado de sorpresas. Y todo el tiempo del mundo por delante. 

Las familias que se esfuerzan por plasmar su agradecimiento en un regalo, yo les agradezco las miradas, las palabras, los gestos... porque a veces los regalos hacen sentir mal a quienes no los reciben, dan pie a comparaciones. ¡Aunque siempre hace ilusión que se pongan de acuerdo en sorprendernos con algo elegido con mucho cariño!