sábado, 28 de septiembre de 2013

UN BUEN DÍA


Cada mañana salto de la cama con el convencimiento de que será un "Buen día" y casi siempre lo es, es más, cuando no lo es estoy convencida de que soy yo misma quien lo estropeo. ¿Cómo? Pues tomándome la vida demasiado en serio!! Anoche de vuelta a casa (bueno, eran las 6 de la mañana) y como la cabeza es un no parar pues aquello que vas de una cosa a otra y no sé cómo me viene en mente la frase "la vida es demasiado corta cómo para tomársela en serio", tal vez por algo que escuché en la radio o la última conversación de la noche, ni idea. Y es tan cierto que no sé como no me aplico el cuento siempre, la añadiré a mi actual máxima "vive y deja vivir"!



Al hilo de todo esto, me hace pensar en la comedia que veo últimamente, Finales felices, que me encanta porqué me ayuda a reírme de mí misma! Acabar el día en modo avión, con risas y buen humor en mi adorado sofá.


A veces tengo el impulso de querer escuchar una canción y, la verdad, es tan fácil como poner su nombre en Youtube. Hoy no podía pasar sin escuchar a Los Planetas y su "buen día", muy pegadiza, muy optimista y muy te cuento-lo-que-me-ha-pasado-hoy, me gustan las canciones cotidianas! Podría haberme pasado también con Himno generacional, que es de esas que se te meten y no puedes dejar de cantar. 

Conocí a Los Planetas gracias a Qué puedo hacer (mediados de los noventa), era el tipo de canciones con ritmo, bailables y con una letra con la que te podías identificar a los dieciocho/diecinueve años, conocí más la canción que el grupo, que me pasó bastante desapercibido (qué lastima) bastantes años y del que por suerte Miguel sí es ferviente seguidor y tiene toda su discografía. Hay canciones que oigo catalogar como para adolescentes y que a mi me roban el corazón, es lo que hay!


Me he despertado casi a las diez

y me he quedado en la cama
más de tres cuartos de hora,
y ha merecido la pena.

Ha entrado el sol por la ventana,
y han brillado en el aire
algunas motas de polvo.
He salido a la ventana
y hacía una estupenda mañana.

H e bajado al bar para desayunar
y he leído en el Marca
que se ha lesionado el niñato.
Y no me he acordado de ti
hasta pasado un buen rato.

Luego han venido estos por aquí
y nos hemos bajado
a tomarnos unas cañas,
y me he reído con ellos.

He estado durmiendo hasta las seis
y después he leído
unos tebeos de Spiderman,
que casi no recordaba.
Y he salido de la cama

He puesto la tele y había un partido
y Mendieta ha marcado un gol
realmente increíble.
Y me he puesto triste
el momento justo antes de irme.

Había quedado de nuevo a las diez
y he bajado en la moto
hacia los bares de siempre,
donde quedaba contigo,
y no hacía nada de frío.

He estado con Erik hasta las seis
y nos hemos metido
cuatro millones de rayas.
Y no he vuelto a pensar en ti
hasta que he llegado a casa,
y ya no he podido dormir
como siempre me pasa.
Un buen día, Los Planetas

Animalitos
La semana pasada me compré unos zapatos de Zara (on-line) y por un error tonto, en vez de mandarlos al centro comercial de enfrente de mi escuela para recogerlos, los mandé a la otra punta de Barcelona, zona desconocida por mí y que le tuve que pedir a Miguel que me llevara porqué estaba rondando el final del plazo de recogida. Pues para no gustarme mucho los centros comerciales me paré en todas las tiendas de cachibaches y descubrimos unos tiernos animalitos de entre los que nos fue muy difícil decidirnos por uno, pero aquí está nuestro mamut que le da vidilla a una pared vacía (los otros eran: ciervo, tiburón, arce y más).




Y un pato policía para que ponga un poco de orden entre los demás patos del baño. Lo de los patos es una frikada de Miguel, yo soy la de las bolas de nieve, pero reconozco que me alegran la vista durante las duchas matutinas (que es cuando más falta me hace un empujón).


Y por fin Miguel ha colgado la vieja lámpara regalo de sus padres y anteriormente inquilina en la casa de mi madre de Córdoba en el pasillo que se está llenando de cosas a un ritmo trepidante!! Esta lámpara tiene nuestros nombres grabados a fuego, ya no la soltamos!



¡Voy a seguir con mi "buen día"!