martes, 23 de junio de 2015

BANDEJAS DE EXPERIMENTACIÓN

Hace tiempo que, junto a mi compañera (paralela), empezamos a reflexionar sobre un recurso educativo muy empleado en la escuela infantil: las bandejas de experimentación.

Para no caer en aquello de "asaltar el almacén de la escuela, coger bandejas y algunos utensilios y decidir aleatoriamente un material para la manipulación", sino darle un valor pedagógico a la propuesta. Consideramos que antes de pasar a la acción es necesario sentarse y plantearse algunas cuestiones:


Objetivos didácticos y planificación
Es importante esta primera fase de reflexión, que ha de anteceder a cualquier acción educativa. Oigo frecuentemente que en el aula muchas veces hay que improvisar, yo matizaría: hay que ser flexible y tener la capacidad de adaptarse a los cambios y necesidades que surgen y trastocan nuestras previsiones, pero para no perder la calidad hay que disponer de alternativas pensadas previamente.

Esta reflexión se debería hacer en equipo, a nivel de paralelas, por ejemplo, aportando así más puntos de vista y riqueza a la propuesta. Conjuntamente nos plantearíamos interrogantes del tipo ¿qué pretendemos?, ¿qué pensamos que ocurrirá si...?, etc.

Aspectos a tener en cuenta
Comparto algunas de las cuestiones que nos surgieron cuando abordamos el tema.
  • Cuestiones temporales: periodicidad (propuesta fija: rincón/zona aula determinada, o puntual), la frecuencia, el momento del día, la durada...
  • Cuestiones espaciales: espacio concreto del centro o del aula (espacio exterior, interior, común, lugar de paso...), en el suelo o sobre algún mueble (mesa, banqueta, mueble auxiliar...), espacio entre bandejas... 
  • Cuestiones referentes al alumnado y al funcionamiento: número de participantes, si podrán decidir si participar o no, si podrán decidir cuando empezar y acabar, si podrán circular libremente y cambiar de actividad si así lo desean (y si dispondrán de propuestas alternativas)... 
  • Cuestiones materiales: qué material de experimentación utilizar, en qué contenedores lo pondremos, con qué utensilios lo presentaremos, de qué manera, qué cantidad de cada cosa... Si cambiaremos el material cada vez que llevemos a cabo la propuesta, si ofreceremos un mismo material con diversos utensilios en distintas sesiones o al revés, o en caso de ser fijo cada cuánto tiempo, etc.
Prácticamente cualquier elemento manipulable podría tener cabida, pero deberíamos pensar: qué les aporta, qué posibilidades ofrece... Sin olvidar plantearnos si es lícito experimentar con comida y qué otras alternativas tenemos (arena, semillas, piel de naranja triturada, piedras, agua, hojas, serrín...).
  • Cuestiones referentes a la presentación: las bandejas las podemos preparar delante de ellos, con ellos, antes y presentarlas cuando esté todo listo... 
Número de bandejas: una por niño. Esta pregunta no me genera dudas, ofrecer una para más de un niño no me parece apropiado, coarta la libertad de experimentar libremente. Si algunos niños acaban compartiendo bandeja e intercambios por iniciativa propia es otra cosa.
  • Cuestiones referentes al mantenimiento del material: planificar el momento de recoger, limpiar y guardar todos los materiales necesarios.
El papel del educador
Tenemos la gran suerte de compartir una mirada similar respecto a nuestro papel como educadoras, creemos en las capacidades de nuestros alumnos y pretendemos ayudarles a desarrollar sus potencialidades sin dirigir, obstaculizar o adelantarnos a este proceso.

- El educador acompaña, observa, reconduce si es necesario... 
- Decidir si tomar notas durante o después de la propuesta, si hacer fotos, grabar, etc. 
- Cómo organizar la información obtenida, si documentar con ella... 
- Si posteriormente, compartir y contrastar las observaciones realizadas con el equipo.

Normas
Nos planteamos que normas son necesarias transmitir a los alumnos:
  • De convivencia: presentes en el día a día y basadas en el respeto hacia los compañeros y los espacios y materiales. 
  • De funcionamiento: si pueden tirar al suelo los materiales, comerlos, cambiar de bandeja...
Nuestra propuesta
Preferimos bandejas de cartón o madera y utensilios de metal, madera o naturales (conchas, cáscara de coco, palos, piedras...) y en menos medida, recipientes plásticos (deshecho). A veces no podemos tomar muchas decisiones porque el material disponible nos limita, entonces apostamos por una presentación cuidada y jugar con la disposición de los objetos para observar el tipo de acción que provoca en los niños.

- Poner utensilios dentro o fuera de la bandeja
- Utensilios comunes (para todos los que comparten espacio) y particulares
- Disponer el material de experimentación en plano o tridimensionalmente

Éstas son algunos ejemplos de la puesta en práctica, basadas en los aspectos mencionados anteriormente y con los recursos disponibles, siempre es mejorable, no hay que dejar de replantearse el día a día en el aula!











Otras propuestas
Os dejo algunos ejemplos de bandejas de experimentación que me gustan y guardo en mi tablero de Pinterest.