viernes, 18 de marzo de 2016

COSAS QUE HE NECESITADO Y OTRAS QUE NO AL TENER UN BEBÉ

Esta mañana, organizando las cosas de Juno, me he acordado de cuando durante el embarazo preguntaba a otras mamás sobre las cosas imprescindibles que debía preparar, por aquello de que el nacimiento del bebé me pillase con lo necesario en casa. Entonces, cuando busqué por Internet, me encontré con listas demasiado largas, así que he pensado compartir aquellas cosas que realmente he necesitado y las que no, pero ya sabéis que cada embarazo es un mundo!

La canastilla
¿Aún se prepara? ¡A mí me sonaba a cosas del año del catapúm! Aunque siempre habrá quién te dirá que es muy muy importante preparar la dichosa canastilla, y perdonad que acabase de ella hasta el moño, pero es que yo no le veía la importancia... Y lo que más me fastidiaba era tener que comprar una especie de bolsa de viaje pastelosa solo para dos días de hospital. Y después las preguntas típicas: ¿pero aún no tienes la canastilla preparada? ¿ya sabes lo que tienes que llevar en la canastilla?

En fin, un despropósito, porqué si buscas canastillas de bebés lo que encuentras es mucho potingue que no necesitan. Llamadme despreocupada, pasota, lo qué queráis, pero, sinceramente, creo que un bebé necesita pocas cosas materiales y, eso sí, mucha dedicación, mucha implicación emocional. Y ya sé que todo lo mini hace mucha gracia y comprarías por puro capricho, ¡también es lícito darse el gustazo de comprar lo que te apetece si puedes y quieres!

Y volviendo a la canastilla, hasta en el hospital te regalan una (te la regalan las marcas que se promocionan al darte una muestra, buen marketing donde los haya). Y la lista que te dan en la clínica es como hacer la maleta para Semana Santa en la que todo es "por si...". Así que necesitar, necesitar, yo creo que poco. En nuestro caso, al ir directamente la UCIN, menos aún porque allí tenían de todo, voy a intentar recopilar lo que usamos:
  • Pañales
  • Esponjita
  • Jabón suave
  • Gasas
  • Alcohol de 70 (curas ombligo)
  • Body
  • Gorrito (2 días, así que uno y dejado es suficiente)
  • Muselinas (para tapar, principalmente)

Pañales
Aunque tengo los de tela (lo expliqué con detalle aquí), no los aconsejo para un recién nacido. El más pequeño a Juno le venía enorme, porque madre cabezona donde las haya, aunque no le podía ni abrochar el body y era obvia la desproporción, yo lo intenté!

Toallitas húmedas
Las compré a regañadientes, porqué estaban en la lista y negarme parecía una cuestión personal entre las toallitas y yo. Ni las he abierto. Con las toallitas lo tengo muy claro, no las uso porqué llevan muchos tóxicos, por conciencia ecológica y porqué hay alternativa (agua y jabón). Y por otro motivo, ahora hablo también como educadora infantil, se convierten en un vicio y se acaban usando para todo. TODO.

Cremas y potingues
Hay cientos o miles, ¡qué sé yo! Vas a la farmacia y ves crema para todas las partes del cuerpo, de todas las texturas... Así que me informé bien antes de comprar, y de las marcas que venden en los comercios de mi zona, opté por la Weleda. Hasta ahora solo he usado dos cosas: crema protección de pañal (aún tengo medio tubo o más) que uso solo cuando lo necesita y la leche de baño que se emulsiona y deja el agüita como el baño de Cleopatra. Y hace una semana compré la protección de 50, no miré antes de ir a la farmacia y compré la de la Roche Posay (no la recomiendo), lo hice por descarte entre las tres que me ofrecieron, pero vale la pena informarse un poco sobre los componentes de las cremas que tan alegremente extendemos sobre la piel de los niños (en esta web por ejemplo: medicina de familia en la red).

Utensilios varios
El termómetro no lo hemos estrenado, pero creo que es indispensable tener uno que funcione bien en casa. Las tijeras de punta redondeada las usamos muy a menudo, le crecen las uñas un poco y cuando te agarra ves las estrellas, por no hablar de los arañazos que se hace al frotarse los ojos.


Para el baño
La bañera que nos aconsejaron, y que realmente es genial, es la Stokke; con su adaptador para cuando aún no se mantiene sentado forrado de toalla. Una esponja natural y la leche de baño que os comentaba. Y en cuanto a las toallas, no hace falta que sean distintas a las que usa el resto de la familia, yo por ejemplo no soy de usar las que llevan gorrito. 



Más sobre higiene
Tissúes y muselinas para secar y limpiar. De muselinas tenemos bastantes, pero no fue fácil encontrar, ¡y mira que las tiendas de bebés tienen cosas innecesarias!, pues acabamos en El Corte Inglés, donde compramos una de las dos que nos enseñaron (solo dos, yo aún no me lo creo) y no nos convencían nada para lo caras que nos parecieron, así que al día siguiente las devolvimos. Luego, encontramos pequeñas y muy agradables al tacto en Zara Home, grandes y multiusos en La Rodona y otras muy originales que nos regalaron y no sé de donde son.



Ropa
Se les queda pequeña muy pronto y tampoco necesitas tanta como te dicen (y si no, se seca rápido). Personalmente, lo que más uso son los bodys de manga larga, leotardos y pantalones tipo chándal, veo que así va cómoda y se mueve con facilidad. Las camisetas tienden a arrugarse y no las veo tan prácticas, y los vestidos son puro capricho de los padres ;). 



Este invierno le han ido muy bien los monos enteros, esos que parecen pijamas (tal vez lo sean y yo les llamo mono-chándal...). Y ya que los mencionamos, de pijamas, mejor tener bastantes. Otro imprescindible del invierno, los calcetines gruesos, porque Juno no va a llevar zapatos hasta que ande, soy pro-niños descalzos. Y por último, pero no menos importante, los gorros: para contraatacar el frío y tapar orejitas y con visera para proteger del sol.

Baberos
Me volví loca haciendo baberos y luego para ponérselos muy rara vez... Pues ahora que ha empezado a comer sólidos, vamos a dos baberos por día!


Artilugios
Si ya me tenéis cogida la medida sabéis que no soy partidaria de hamaquitas (gandulitas), tronas, parques, gimnasios... (los andadores ya ni los menciono). Todo lo que limite la libertad de movimiento no tiene cabida para mí. De muy bebé, el moisés ha sido la alternativa perfecta, porque se puede mover bien dentro. Ahora que ya se le ha quedado muy justo y necesita más espacio, el rincón que le preparé (lo explico aquí) es perfecto: alfombra de bambú y alfombra de trapillo para un suelo confortable, y los días de más frío con una manta gruesa bien extendida encima (fue un regalo muy práctico, la llevo conmigo y en cualquier lado tienes una superficie para tumbarla).



Mantas
Y hablando de mantas, para llevar en el cochecito, para taparla cuando la coges, para taparla cuando se queda dormida en cualquier sitio... Tenemos dos de algodón que son más ligeras, una muy suave que abriga más y la súper-manta.



Juguetes
Al principio no te sirven de nada, así de tajante lo digo. Si tú no les ofreces algo ni se lo miran; su juguete eres tú, tus manos, tu cara, tu cuerpo... Y creo que jugar con gestos, caricias, besos y canciones es más rico mil veces que cualquier material perfecto. Pero un día empiezan a interesarse por las cosas y a jugar muchísimo, entonces sí es importante tener materiales adecuados. Nosotros tenemos una bolsita con tres cosas siempre listas para cuando salimos fuera y le sirven de entretenimiento en los viajes en coche que tanto detesta(ba), ahora parece que le está cogiendo el gustillo!!


Otros imprescindibles (o casi)
Mueble cambiador (el más sencillo de Ikea).
Cochecito con capazo (aunque dure solo unos 6 meses aprox. vale la pena).


Sillita coche (tenemos dos y es muy práctico).



Cosas que no pensaba utilizar y se han convertido en imprescindibles

El chupete
Aunque no era partidaria de usar chupete, en la UCIN le daban una tetina con gasa dentro cuando la querían consolar (y nosotros venga a esconder tetinas) hasta que pensamos que si consideraban que lo necesitaba... y le llevamos el chupete, el que regalaban con la canastilla del hospital. Ahora tenemos cuatro, para tener uno siempre de reserva en casa, otro en la bolsa que siempre está preparada para salir rápido, y los otros dos son los que llevamos en danza. Hay días en que solo tenemos localizado el de reserva.

El sacaleches y botecitos de vidrio
Me ofrecieron uno cuando estaba embarazada y dije que no, ¡¡qué no!! Ahora me parece impensable con lo que lo he llegado a usar. La leche materna requiere de unos cuidados y de mucha higiene, y siempre que sea posible conservarla en vidrio.

De sacaleches he usado el Swing de Medela y el que tienen en el hospital que es de dos extractores, los dos son fáciles de usar.

Cosas que pensábamos utilizar y aún no las hemos estrenado

Intercomunicador
Tenemos el Philips Avent, sin pantalla. Ahí está, supongo que cuando duerma sola lo usaremos...

Pañales de tela
Para de aquí pronto.

Sujetador lactancia
Me compré uno y no es especialmente el que mejor me va, cualquier sujetador cómodo me sirve. Y los discos, que son la salvación los primeros meses, después dejas de usarlos. Igual pasa con la crema antigrietas (Purelan 100 de Medela), con el tubito pequeño es más que suficiente.

Pañuelo de porteo
Lo hemos usado mucho menos de lo que pensaba, o soy yo que no tengo mucha maña en ponérmelo y prefiero llevarla en brazos con una mantita. En todo caso, sí lo utilizamos para hacer excursiones con ella en brazos.

Espero que alguien le sea de ayuda saber lo que a mí me ha funcionado y lo que no, al menos como orientación :)