miércoles, 13 de abril de 2016

MOMENTOS DE JUEGO: EL CESTO DE LOS TESOROS

¡Buenos días!
He vuelto a madrugar para tener mi par de horitas a solas, exclusivas para mí. Afuera ya despunta el día, ya clarea, ya se va desvaneciendo el frequito de la noche... Preparo café, y mientras sube, voy revisando las fotos que hice ayer mientras Juno jugaba con su cesto de los tesoros, que son muchas. No borro ninguna, en cada una de percibe un pequeño cambio en el gesto, en la mirada, en la posición... ordenadas explican la historia de un rato de juego del que hoy os quiero hablar.


En realidad ya os hablé largo y tendido sobre esta propuesta de la maestra británica Eleonor Goldsmich en otra entrada anterior: PROPUESTA DE CESTO DE LOS TESOROS. Así que no voy a incidir en la parte teórica sino en la vivencial.

El origen
Esta es la imagen del cesto hace unos meses, cuando recopilé gran parte del material que lo compone. Con Miguel decidimos no incluir tapones de goma porque no nos parece un material adecuado para ser chupado, y se trata de que todos los elementos puedan ser tocados, olidos y saboreados si hace falta! Así que nada que contenga sustancias tóxicas, lo que excluye todo tipo de plásticos.

Variedad de formas - Materiales - Tamaños - Pesos - Texturas - Olores


El inicio
Empecé a ofrecerle esta propuesta a Juno cuando vi que mostraba interés por manipular objetos y su movilidad le permitía acceder a ellos. En algunos libros apuntan que se les ofrece cuando el niño se mantiene sentado, pero en nuestro caso, hasta que no lo logre por sí misma no la vamos a colocar sentada, ni vamos a usar cojines etc. para que se mantenga, porque creemos que ya lo hará por sí misma cuando esté preparada.

Una mañana de juego
Para mí, es tan importante el contexto en el que tiene lugar la propuesta como el material en sí: un cesto de los tesoros cuidadosamente elaborado sobre una alfombra de goma, o de estridentes colores, o rodeado de estímulos que interfieren en la concentración del niño, pierde totalmente su valor. Por este motivo, dentro de lo posible, cuidar que el entorno sea lo más relajado y neutro posible para que la atención recaiga exclusivamente en la acción del niño sobre el cesto.

Concentración - Observación - Exploración - Manipulación - Actividad autónoma


Empieza la acción
Cuando el escenario está listo, llevo hacia el lugar a Juno y la dejo tumbada boca arriba sobre la alfombra, cerca del cesto. Ella se voltea de inmediato y se incorpora sobre los antebrazos para llevar a cabo una primera inspección general. Una vez situada, dirige la mirada hacia el cesto, se aproxima y saca unos cuantos elementos, que quedan esparcidos alrededor, entonces elige uno de ellos, lo alcanza y se vuelve a tumbar boca arriba para manipularlo cómodamente.





La elección
De entre todos los objetos, el cencerro (comprado en Milanta) es el que elige esta vez, y parece estar especialmente apetitoso...






Cambio de objeto 
De pronto un nuevo objeto despierta su interés: la brújula acapara durante un largo rato su atención, la mira e intenta rascar el vidrio para acceder a su interior






La red
Un trozo de red de hilo grueso (comprado en Milanta): nudos, agujeros, ligereza... Se enreda entre sus dedos, se esconde bajo la alfombra y reaparece rescatada por sus manos


La alfombra ha tenido un papel importante al manipular la red, hace días que levanta todas las alfombras del piso (¿buscará tesoros escondidos?)