lunes, 25 de julio de 2016

DÍA DE PLAYA haciendo amigos

¡¡Holaaa!! Después del genial día de playa de ayer, hoy alternaremos con parque, aunque yo me tomaría un respiro para estar en casita y hacer algunas manualidades, a Juno el aire libre le sienta muy bien :) Y como a prácticamente todos los niños, le gusta comer arena y estar en todas partes menos en la toalla.


Allá donde vamos Juno está pendiente de todo, sobretodo de las personas, pero no le vale cualquiera: ella siempre se fija en alguien en particular. Un día que íbamos en tren, le pasó con una chica del pasillo de al lado, no le quitaba ojo, y después empezó con el "¡eh!" y el "¡ah!" (aún no decía "hola") y a querer soltarse para ir hacia ella. Por más intentos que hacía la señora de al lado por llamar su atención, ella quería que le hiciera caso la chica. Luego la señora, que iba a por todas, le enseñó la muñeca bien surtida de pulseras de cuentas y abalorios que con el movimiento parecía un sonajero y Juno se abalanzó en plan me las quedo (¡qué volátil, jejjee!).

A veces se fija en alguien que no le hace ni caso. Primero le mira, le sonríe, le dice "hola", espera... y si aún no ha recibido respuesta, insiste con muchos "hola", le ofrece algo con la mano, incluso le grita. No tiene un prototipo, eso me gusta, ayer en la playa tuvo ese flechazo con un chico de una toalla cercana: es cierto que el muchacho no pasaba inadvertido, era un tiarrón alto, con la cabeza rapada y una gran barba, muchos pearcings en la cara, las dilataciones más grandes que he visto y el cuerpo repleto de tatuajes. Iba con una chica rubia de larga melena, pero ella solo tenía ojos para él. Por suerte para ella, el chico le hizo mucho caso, le sonreía, respondía a sus llamadas, bailó para ella... hizo un amiguito.




Tengo un imán
Había olvidado lo fácil que es para un niño hacer amigos. Últimamente no puedo decir que me sienta sola: ya sea en el parque, en la piscina, en la biblioteca o sentadas en un banco, es raro el día que no se nos acerque una niña (sí, han sido en todos los casos niñas, de entre 6 y 10 años, me atrevería a puntualizar). Vienen, dicen "hola" y se sientan a nuestro lado; algunas le dicen cosas a Juno y otras me interrogan a mí, las hay que me cuentan sus cosas, me hablan de sus hermanos, primos o vecinitos pequeños... También las hay más calladas, que cogen la mano de Juno o le acarician la cara, y ya os podéis imaginar la bolita ¡qué contenta de ser el centro de atención!


¡Aquí no duerme nadie!
Ayer, como había hecho un amigo ;), fue imposible que durmiese un rato de siesta, y a Miguel también le resultó imposible dormir él... En parte porqué le trepó, le tiró de los pelos, le pellizcó, le clavó el tubito de crema, que no soltaba ni a la de tres, por todas partes...




También le gusta jugar a su aire, no os vayáis a pensar jajjjaa, creo que le dio tiempo de todo...


Nos llevamos unos bocadillos para nosotros y ensalada de pasta para Juno. ¡No sabéis cómo le gusta el maíz! Me encanta ver sus deditos pescando granito a granito hasta no dejar ni uno.




Una vez en el coche, nos deleitó con un entretenido monólogo, que más bien parecía que nos estuviese echando una bronca, de 2 minutos y acto seguido se quedó K.O. ¡Claro, quería recuperar fuerzas para seguir jugando en casa!

 


Buen comienzo de semana, de nuevo gracias por las listas y las fotos, y tranquilos los que me pedís más tiempo que no es la entrega de un trabajo! Pero esta semana lanzo una tercera propuesta para quien la quiera llevar a cabo y de paso os hablaré de alguien muy interesante...