domingo, 14 de agosto de 2016

ESCENAS COTIDIANAS

¡Buenos días!
Ya estoy de vuelta, y lo más importante, la planta está bien :) Viva, verde y radiante en medio de la bañera, tal y como me la dejé. Gracias por vuestro apoyo moral y vuestros consejos, creo que esta vez lo conseguiré!

Hace un par de días que estamos aquí y aún no me he situado, hemos traído el desorden a casa, o mientras estuvimos fuera en vez de entrar a robar entraron a llenarnos los armarios de más cosas y más trastos... No sé cómo tengo tanta facilidad acumulativa, pero lo que me queda para organizar tanto caos me da pereza solo de pensarlo.

Un clásico de la vuelta de un viaje es venir cargado de ropa sucia y llegar y liarte a poner lavadoras, tender ropa, etc. Juno, que no se le escapa una, nos ha visto muy atareados y ha decidido que ella se encararía de destender (aixss!!).

Escenas cotidianas
Lo que hace Juno cuando cree estar sola, cuando nadie la ve, la interrumpe, la persuade...

Relleno del pañal destendido, a ver que hago con las pinzas...


Hombre, no saben nada mal...


Y mira que tienen buena pinta...


A lo que estaba, ¿el relleno está bien seco?


Perfecto, ya lo puedo guardar...


Me llevaré también esa pinza de ahí, que luego dicen que lo dejo todo por medio...


¡Ya la tengo!


No sé si dejarla en el tendedero...


¡Anda, pero si hay más ropa seca! Y que dibujo tan interesante tiene esta bolsita...


Mejor me centro en una sola cosa...


No he probado las pinzas de madera, a ver qué tal saben...


 Sí que están ricas sí, y la verde para después...


Eh, ¿qué estás mirando? 


Ya ni destender la ropa tranquila puedo, espera que voy...



(Me encanta espiarla ¿se nota? La calidad de las imágenes no es muy buena porque priorizo el no ser vista, hasta que me ve...)

Vacaciones
Este año ha sido un viaje de apenas diez días pero han sido las primeras vacaciones de verano con Juno y el primer viaje de más de una semana con ella. Al final todo ha sido un poco precipitado, Miguel que es un organizador de viajes genial y prepara unos itinerarios magníficos controlando hasta el último detalle: las mejores rutas, los mejores sitios donde comer, las mejores vistas, los mejores todos, este año sentía que íbamos a salto de mata, y es cierto, y en parte por mi culpa...Os cuento:

Si todo hubiese sido más o menos normal, hubiésemos seguido indagando sobre la zona en que nos quedamos antes del embarazo: tengo ganas de conocer Laos y Nepal, y las regiones más rurales de Camboya que apenas nos dio tiempo indagar. Pero este año, ha coincidido que Miguel hace poco ha empezado en su nuevo trabajo, por lo que le correspondían pocos días, y además, no supimos los días exactos hasta bastante tarde, así que descartamos destinos muy lejanos y dijimos de quedarnos por Europa. 

En un principio, el lugar elegido fue Escocia, pero un cambio de fechas encareció tanto el billete que también lo descartamos. Ah, ya puestos, pensamos que para ir con Juno, nuestra exploradora profesional, lo ideal sería un lugar donde ella pudiese gatear a sus anchas. Así que la cosa quedó en ir a Suiza en coche, haciendo una parada intermedia en algún lugar bonito de Francia, donde pasar un par de días. Estuvimos barajando varias casas de alquiler situadas en plena naturaleza, espaciosas y con increíbles vistas, a parte, ideales para ir con niños. Ya habíamos solicitado hacer la reserva en una de ellas, cuando perfilando los detalles del viaje, me pareció muy caro para el plan que íbamos a llevar, por muy espectacular que fuese el entorno de la casa, no dejaba de ser lo que era: estar muchos días en un mismo sitio. Por este motivo, a última hora me eché atrás. De ahí que, dos días antes de la fecha, le dejé el marrón a Miguel de buscar algo bueno-bonito-barato y cercano y optamos por quedarnos en España, que como ya la tenemos bastante rastreada, nos ha costado encontrar sitios nuevos (oye, es que en verano nos apetece novedad!!).

Ya os explicaré nuestra ruta y podréis ver las fotos del viaje (aún están en la cámara pendiente de la primera criba), por si alguien decide investigar la zona por la que hemos estado y le sirve de ayuda nuestra experiencia.

Escribir
Estos días he pensado en el blog, en lo que me gusta escribir sobre lo que se me pasa por la cabeza, me preocupa, me interesa... Hay algunos temas que me reconcomen y que no he sido capaz de abordar, tal vez algún día me atreva, todos ellos muy relacionados con las injusticias, que es lo que más me hace sufrir con diferencia. 

Con la propuesta de lista inspiradora he experimentado una interacción con la otra cara del blog (tú que me estás leyendo) que no había tenido antes, la de conocerte mejor. Yo que me desnudo mucho por aquí y siento que al otro lado se está muy abrigadito, como es normal. Confieso que no suelo comentar blogs ajenos, así que si te he comentado siéntete especial :) Tampoco acostumbro a leer los comentarios que dejan otras personas, como si ese derecho lo reservara al propietario/a del blog. Por facebook, incluso me cuesta más comentar, a parte de a mi familia y amigos íntimos, si lo hago es porqué tengo algo agradable y amable que decir. Pero últimamente, he leído un par de artículos muy interesantes y enseguida he tenido la impresión de que iban a crear bastante controversia, entonces, al ver la cantidad de comentarios, me dio por leer unos cuantos. Me quedé helada, de hecho, en uno de los casos, no quise seguir leyendo burradas que atentaban contra todo sentido común, cargadas de odio e intolerancia. 


Creo que nos cuesta a veces respetar opiniones muy distintas a la nuestra, a mí me pasa. Entender según qué posturas, y más cuando distan mucho de la nuestra, es un esfuerzo de empatía y de respeto considerable. A menudo, defiendo mi punto de vista a capa y espada sin dar mucho cuartelillo a quién sostiene lo contrario... pero hay cosas indefendibles, seguro que se os ocurren unas cuantas.


En fin, solo quería decir que estoy aquí de nuevo (es que cuando me voy me voy del todo, desconexión casi total). Este verano he leído un libro breve pero muy revelador, y quiero compartir algunos fragmentos, así que no desvelo cual. Y de paso os enseñaré unos cuentos preciosos que conocí gracias a una formación.


Feliz domingo playero o campero o casero, yo aún no sé por cual decantarme...