miércoles, 12 de octubre de 2016

ROPA PARA NIÑAS Y ROPA PARA NIÑOS

Buenos días!!
Hoy es festivo y yo me he despertado tan pronto como siempre, así que he podido remolonear hasta que las ganas de un café matutino me han sacado de la cama. Qué regalito un miércoles de relax, para disfrutar de Juno y Miguel, para ir sin prisas... bueno, y para sacar la ropa de abrigo, porque de un día para otro la estamos necesitando. Anoche no encontrábamos pijamas de manga larga para Juno y le pusimos un dos piezas un poco grande, que nos daría alguien recientemente, con un estampado muy llamativo, que revisó atentamente nada más vérselo puesto, y que iba perdiendo el pantalón al gatear. Para esta noche espero tener localizados los pijamas otoñales o le coseré unas pinzas en la cintura de este...

Estoy muy contenta porque ya tenemos el regalo de no-nos-casamos-pero-nos-vamos-a-vivir-juntos de mi hermana y Erik. Ayer por la tarde salimos los tres dispuestos a encontrar una cubertería preciosa para regalarles, porque el día que nos invitaron a cenar e hicieron la presentación oficial de su hogar-dulce-hogar, aún no teníamos nada y para no presentarnos con las manos vacías les llevamos una ensaladera de cerámica (sabíamos que andaban buscando una) y unas cervezas artesanas.

Nos gustó mucho el pisito de la pareja, a Juno, especialmente, el acuario:


Esta es la cubertería elegida por mí, de ZaraHome:


Y la ensaladera de cerámica, en color rojo, que les viene perfecta con la decoración del piso:


Ropa para niñas y ropa para niños
La verdad es que me he puesto a escribir la entrada con la idea de comentaros algo que me llamó ayer la atención en la sección de niños de una tienda cualquiera. No os penséis que salgo de casa con la libreta y el radar encendido, seguro que se me escapan un montón de situaciones, de mensajes subliminales, de comentarios, etc. porque no estoy pendiente de ello, y menos mal, porque aún así me encuentro con bastantes anécdotas de esas que me dan qué pensar, y algunas que me chirrían un poco.

Es sobre el niño-niña o niña-niño, en este caso es indiferente, se trata del hecho de diferenciar cosas para niños y cosas para niñas. Pronto lo veremos a diario en la televisión, cuando nos bombardeen con anuncios de juguetes. Yo hace tiempo que me encuentro con este inconveniente a la hora de comprar ropa para Juno, ya sea en tienda u on-line. Al final me decanto por marcas que tienden al unisex, a estampados bonitos sin caer en lo trotadísismo de rosa para niñas y azul para niños. Aunque a menudo lo que tengo que hacer es mirar ambos apartados, que se empeñan en separar, y para elegir un body pues miro los de niños (que me suelen gustar más) y después los de niñas, que en realidad si me gustan menos es porque tienden a aprincesar todas las prendas, y entre los mensajitos, que por mucho que estén escritos en inglés, son fáciles de captar, y el exceso de frunces, purpurina, lacitos, los innumerables tonos de rosa, y todo el universo Frozen, Princesas Disney, etc. pues, personalmente, me tiran para atrás. ¡Y me encanta el fucsia!, pero cuesta encontrarlo sin estar asociado a todo lo que acabo de mencionar...

Pues estábamos intentando encontrar un body para Juno y a los dos nos gustó uno negro y otro blanco con un estampado de no sé qué animal en negro, muy black&white, del lado dedicado a los niños. Y en estas que pasa una madre con su hija de pocos meses y le dice a la bebé: ¡ay, qué pocas cosas hacen para niñas, casi todo es de niño! Por acto reflejo, eché un vistazo a mi alrededor y no tuve la misma impresión, me pareció que, pese a diferenciar por sexos en la sección con carteles, etc., esa tienda tendía mucho a ropa indiferenciada y a mí me gustó que fuese así.

¿Soy yo la rara? ¿No hay más familias a quienes les gustaría más ropa desligada del sexo, que se centrase en telas y estampados bonitos? Aunque es cierto que con una niña tampoco está socialmente mal visto que vista un poco "de niño", como nos dicen a nosotros. Pero, ¿y en caso contrario? Como el debate es muy largo, en otro momento espero retomarlo con más profundidad. Hoy, ¡a disfrutar del festivo!