sábado, 10 de diciembre de 2016

JUGAR CON OBJETOS COTIDIANOS

A partir de observar a los niños y niñas que he ido teniendo como alumnos, y más ahora desde la condición privilegiada de madre, me he dado cuenta del gran potencial que tienen los materiales inespecíficos, y trasladado al hogar: esos objetos cotidianos que en principio tienen una función distinta a la que las mentes libres y creativas de los niños atribuirán al jugar con ellos.

Ofrecer un objeto sin mostrarle un uso concreto permite desarrollar la imaginación mucho más de lo que cualquier juguete pueda lograr. Ya sabéis que soy una rastreadora de materiales de juego, y la manera de descubrir estos materiales es estando muy atenta a lo que la naturaleza brinda y a lo que, aparentemente, puede parecer más sencillo: las cosas que tenemos a mano. Y por supuesto, a las acciones de los niños sobre estos objetos.

Si queréis inspiración no tenéis más que investigar un poco sobre el proyecto de reciclaje creativo Remida (Reggio Emilia), pero os aseguro que estamos rodeados de buenos materiales de juego: las semillas de las frutas que comemos, las pieles, las piedras de distintos lugares son asombrosamente distintas, existen múltiples tipos de piedras, todos almacenamos con los años retales de telas, prendas que no usamos, utensilios de cocina, papeles de regalo, envoltorios, recipientes...

En casa tengo un mini centro de reciclaje ¡¡jejje!!, tengo varias cajas de madera donde voy almacenando y clasificando por categorías: guardo desde telas de distintas texturas, recipientes de vidrio, de metal y de madera de diversos tamaños y formas, restos de cintas y otros artículos de mercería, gresite, piedras, conchas, chapas, tapones...

y siento debilidad por los botones, poco a poco me he hecho con una pequeña colección de ellos, y el otro día los saqué para verlos y se convirtieron en el elemento de juego preferido de Juno durante toda la mañana! 

Primero jugó con su padre




Acabó jugando sola incluso cuando daba muestras de tener sueño


Al despertar retomó el juego






Me encanta verla tan concentrada disfrutar descubriendo los botones del tarro...