martes, 7 de marzo de 2017

LIBROS: CASI FETICHISMO

Siento una enorme curiosidad por saber qué leen los demás. Como esa gente que veo abstraída con un libro entre las manos en el tren, o a los que no parece importarles nada más que la lectura en la que andan enfrascados, tumbados en la toalla de al lado en la playa. Me muero por saber los títulos que toman prestados los demás individuos de la cola de la biblio, en la cola de una librería... en fin, manías.


Me gustan los LIBROS.
Los que más, los viejos y amarillentos, de letra pequeñita, de bolsillo, blanditos y estrujables.

Los libros sencillos y modestos de pequeñas editoriales, no los de bombo y platillo, esos no me interesan mucho, no me atraen. Prefiero esos otros, los que apenas nadie ha leído, los que pasan desapercibidos, los escurridizos, los difíciles de encontrar, los desconocidos.

Libros de páginas ásperas, rugosas y gruesas, casi como papiros: tan palpables, tan sensoriales.

Los de cuidada edición y exquisito gusto, de preciosa portada, bonita tipografía... Alguna imagen sugerente, tal vez. Los que se asemejan a un diario personal, los que casi parecen escritos a mano, los que crees poder haber escrito tú misma.

Libros, libros libros.
¡Hay tantos tipos, tantos géneros, tanta lectura a elegir!

Me gusta la gente que lee. A los clásicos, rarezas, libros fetiche. Poesía.
La gente que lee-mira libros de arte, me encantan.

Gente que lee en un parque, en las salas de espera, en los cafés, en los bancos... Los que leen tan absortos que están pero no están: esos que se entregan en cuerpo y alma a la lectura, los que prácticamente levitan.

A mí me seducen las distopías, casualidad tal vez, me persiguen y las persigo. También los libros que hablan de libros, de otros libros, los que tratan sobre literatura, los que son buena LITERATURA.

Me gustan los programas que comentan libros: de radio y televisión. Las revistas sobre libros, las reseñas de libros, las dedicatorias de la primera página del libro (no esas del tipo "a Rose, sin ella blabla...", sino esas que usan una cita, un texto, que hacen pensar, que son un concentrado de algo muchísimo más complejo.

Y los lugares con libros: bibliotecas, librerías, cafeterías, escuelas, casas, baños, estanterías, baúles... espacios con libros.

Tanto rollo para decir que voy a leer un rato ;) Y si alguien tiene la gentileza de recomendarme una joyita... Otra manía, muy mía, es anotar recomendaciones.